Inspección técnica de edificios

La ITE es la inspección por la que tiene que pasar todo edificio con una antigüedad determinada, generalmente de más de 45 ó 50 años, para determinar si reúne las condiciones de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato. Es decir, para saber si se encuentra en buen estado o si, por el contrario, necesita realizar reformas para garantizar su seguridad y evitar riesgos a los usuarios. Requiere de un visita presencial del técnico homologado que acredite que el edificio permanece en buen estado. Recordemos, obligatoria solo para los edificios que alberguen uso residencial en tipología no unifamiliar.

Como interesados debéis tener claros estos pasos:

  1. La comunidad de propietarios de vuestro edificio debe pedir un presupuesto a un técnico, ya sea arquitecto o arquitecto técnico. Éste será el encargado de realizar la visita e inspección.
  2. El técnico planifica la visita y os pasa el presupuesto. Ya solo queda que venga a ver el edificio.
  3. La inspección. El técnico que hayáis contratado valorará de forma visual el inmueble.
  4. Calificación. ¿Nerviosos por saber la nota del examen? El resultado puede ser el siguiente: deficiencias muy graves, graves, importantes, leves y sin deficiencias. En el caso de las dos últimas no debéis preocuparos, ¡habéis superado la prueba! El resto, siempre que no haya peligro para las personas, deberéis elaborar junto al técnico un programa de rehabilitación de vuestro edificio (tranquilos, no debéis ejecutarlo inmediatamente).
  5. Certificado de aptitud. Una vez realizada la inspección, el técnico introduce los datos en una plataforma electrónica y firma la ITE. Luego os la entregará para que podáis solicitar el certificado a la administración, el cuál tendrá una vigencia determinada en función de las deficiencias existentes, si las hubiere. Este documento será obligatorio en cualquier acto o contrato de transmisión de la vivienda.

Si el edificio no tiene deficiencias, la vigencia será de 10 años;

Si tiene deficiencias leves, la vigencia será de 10 años;

Si tiene deficiencias importantes, la vigencia será de 6 años;

Si tiene deficiencias graves y hay actuaciones cautelares, la vigencia será de 3 años;

Si tiene deficiencias graves y no hay actuaciones cautelares, se deniega el certificado.

Así que, es posible que sea necesario adoptar de manera inmediata, antes de obtener el certificado de aptitud, medidas cautelares requeridas en el informe, en el caso de que éstas no se hayan ejecutado con anterioridad. Y una vez obtenido el certificado de parte de la administración, aprobar un plan de rehabilitación para subsanar las deficiencias detectadas. En tal caso, la comunidad de propietarios debe constituir un fondo de reserva para responder a los gastos que se deriven de las obras necesarias.

 

Se trata de un servicio integral ya que se contrata tanto la parte técnica como la del trámite con la administración al mismo técnico competente.

 

a user uploaded image

Inspección técnica de edificios